Muchos te pueden decir que soy el shinobi mas vago de la aldea de la hoja, y ¿porqué? lo voy a negar eso es cierto, todo es muy problemático, en especial las mujeres, como mi madre, Ino, Tsunade y la que me tiene peor de todas, Temari.


Es muy problemática todo en ella, pero hay una frase de dos palabras que es aun más temible “Estoy embarazada”, no es nada bueno, sobre todo si tu eres el responsable. A mis 36 años, solo e escuchado la frase maldita unas 4 veces.


La primera vez, tendría unos 15 años, fue después de la muerte de mi sensei, su novia secreta Kurenai sensei, me anuncio de su embarazo, en aquel momento lleno de una extraña madurez le dije que yo los cuidaría.


La segunda vez llego 3 años después, lo recuerdo como si fuese ayer, era un día de verano, aquel día se llevaba acabo la final de los exámenes chunins, para variar en el coliseo con grandes personajes observando, entre ellos el kazekage y yo como encargado tenia que estar encargado de todo eso.


Como al mediodía, ya iniciados los combates, la problemática princesa de la arena se me acerco con la expresión seria, pero ni caso le hice, pues tenia que hacer un montón de cosas.


“Tenemos que hablar”- me dijo molesta


“Ahora no Temari, estoy ocupado”


Si en ese momento la hubiese escuchado, horas más tarde sus hermanos no me anunciado la desagradable sorpresa, mientras me intentaban asesinar.


Al finalizar el examen, se ofreció una cena en honor a nuestros visitantes, de la cual también era yo el encargado, se me ordeno traer unos papeles que estaban en la torre del hokage. En las oscuras y vacías calles de la aldea Kankuro me intercepto.


“Nara tengo que hablar contigo”


“Ahora no puedo, estoy ocupado”


“Es importante”


Esas fueron dos palabras también problemáticas, lo primero que pensé fue que necesitaría que lo llevara algún bar, como cada vez que venia a la aldea, pero cuando sentí sus marionetas en posición de ataque, tuve que planear algo mas


“¿Que esta pasando?”.- le pregunte sin ganas


“Pagaras por lo que has hecho”


No entendí nada, pero use mi técnica para detener sus ataques, pero la arena sujeto mis tobillos y jalándome, causando que perdiera la manipulación de las sombras, ganar era imposible.


“¿Que les pasa, mendosouka?”


“cállate”


Con Gaara ahí no tenia ni oportunidad, lo único que se me ocurrió fue enviar una señal a los guardias de la aldea, en lo posible era evitar un conflicto por un malentendido, aunque era claro que para ellos no había duda en matarme.


“Basta”.- era la voz de la rubia, pero no pude verla


“Vete Temari”.- el pelirrojo si que estaba molesto


“Gaara, Kankuro paren ya”


“¿Me pueden decir por que me atacan?”- grité lo más que pude.


Y justo cuando creía que las cosas no podían empeorar, de cabeza siendo el blanco de dos locos, llego la frase problemática.


“Shikamaru, estoy embarazada”


Lo que pasa exactamente después de eso no lo se, pues perdí el conocimiento, algunos dicen que por un ataque, pero según mi padre por la impresión de la noticia, lo que si se es que desperté tres días después en el hospital lleno de vendajes.


La tercera vez, fue problemático pero no tanto, paso 2 años después de mi primera hija, si tal como lo predije fue una niña y el segundo fue el varón mas pasota de la familia Nara, ni siquiera lloro cuando nació pues estaba durmiendo.


La cuarta vez es de la mas problemáticas, ruego que sea la ultima de mi vida, estoy sentado junto a Temari en nuestra sala, frente a mi querida hija, si por soy un padre sobre protector, aunque no lo aparente, es tan hermosa como su madre y heredo gran parte de su personalidad.


“Otou san, oka san, estoy embarazada”


No dije que esa frase era problemática, ahí esta mi hija de 18 años, jounin de la aldea de la hoja, anunciándome que esperaba un hijo y yo sabia bien quien era el causante, por su mirada.


“Otou san yo…”


Me puse de pie como un resorte, llame a su hermano que sabia bien que espiaba detrás de la puerta, con la mirada le indique que no hablara y me siguiera, no dijo nada, y se puso en marcha.


“¿Shikamaru que vas a hacer?”


“No te preocupes, Temari, es cosa de tradición”


Llegue a la academia, ahí esta un grupo de genios y él, el muchacho que había visto crecer, que años atrás jure protegerlo, ahora estaba apunto de asesinarlo, y más aun cuando al vernos nos sonrió


“Shikamaru san que los trae por aquí”


“Asuma kun tenemos que hablar”


“Ahora no puedo estoy ocupado, tal vez al terminar las clases”


“Es importante”


Al igual que yo hace casi 18 años, cuando reconoció mi manipulación de las sombras activada, se puso en defensa y saco un kunai, mientras todos los niños alrededor se juntaban para mirar.


“Puedo preguntar que pasa”


“Pagaras por lo que has hecho”


En su expresión de inmediato reconocí que sabia de lo que hablaba, a diferencia mía, sabia exactamente de los que estaba hablando, y eso solo me dieron ganas de golpearlo más solo por su cara.


Si lo miro de un lado objetivo, la situación con Temari era similar de problemática, la única diferencia es que yo era el menor, no mi pequeñita.


Cuando vi que iba a perder la conciencia por la estrangulación, lo mire a los ojos y de una forma ajena a mi, fría y cruel me sonreí, este no entendía a que se debía mi reacción pero sabia que nada bueno podía significar, después de todo para mi todo era problemático.


“Espera a que se enteren sus tios”



FIN


2 comentarios:

Imep dijo...

jajaja me a gustado muxo y me encanto la frase final...“Espera a que se enteren sus tios” xD estubo wenisimoo

Gankutsuo^.^ dijo...

Jejejeje Nuy Buenop,.... Genial!!

Publicar un comentario

♥Staff

EvangelinaMadameRed

Seguidores

Facebook

Sigue YM! por e-mail

Gente Pasando

Proyectos Terminados

Bus Hashiru Boku ni Natta Watashi Pink Innocent Secret Kiss in a Fairy Tale The Bride of Adarshan Heaven's Will Kamichama Karin Chu Rensou no Aria